La primera estrategia, aprender a comunicarse

“Igual que el coach de Michael Jordan ha sacado lo mejor del gran baloncestista, Rafael Echeverría entrena a los ejecutivos para que alcancen su máximo desempeño”.

Con el modelo de ordeno y mando, la gente rinde un 20% de su capacidad. Consciente de este techo, Rafael Echeverría, presidente de Newfield Consulting, ayuda a los ejecutivos a superar sus limitaciones. Para este sociólogo, el éxito depende del desarrollo de las competencias de cada persona empezando por una parte: la capacidad de comunicarse.

Como experto en filosofía del lenguaje, usted parte de que muchos problemas de la empresa se deben a la falta de comunicación.

A veces, dos personas están hablando de cosas distintas sin darse cuenta, porque se interpretan mutuamente en función de lo que a cada uno le importa. Para un directivo, es fundamental saber comunicar, escuchar y transmitir con claridad lo que quiere.

¿Cómo reaccionan cuando les dice que, en vez de estrategia, les va a enseñar a hablar?

Dicen que eso lo aprendieron hace muchos años, pero les ayudamos a descubrir que los demás no entienden lo que ellos quieren y que no logran explicar muchas cosas por su forma de expresarse.

“La forma de hablar impacta en la emoción, y ésta, en el desempeño”

¿Cuáles son las cualidades del buen orador?

Lo que nos importa no es tanto el efecto que producen en los demás al hablar, sino la forma en que se relacionan con ellos. ¿Competencias?.

  1. Aprender a escuchar de forma más efectiva no sólo lo que dice el que está hablando, sino incluso lo que quisiera decir pero no llega a expresar.
  2. La forma de establecer compromisos: una de las dimensiones que producimos es un alto nivel de impecabilidad porque la gente tiene que saber apreciar la importancia de los compromisos mutuos.
  3. Manera de juzgar, evaluar e interpretar lo que acontece: gran parte de nuestros problemas se debe a la falta de rigor de nuestros juicios.
  4. Capacidad para intercambiar juicios: en el arte de la retroalimentación de juicios comprometemos posibilidades inmensas.
  5. Dominio emocional: nada impacta más fuertemente en un grupo que la conversación. La forma de hablar define la emoción del grupo y ésta, lo que puede alcanzar, su desempeño. Esta información incide sobre la actuación y su potencial es enorme. ¿Desaparecen las fronteras entre lo personal y lo profesional?

Lo que hacemos involucra a una dimensión ética de la organización, algo que compromete de forma decisiva el sentido de la vida. Hasta hace poco nos sacrificamos en la empresa para vivir mejor fuera de ella; ahora tenemos que aprender a vivir en la empresa adquiriendo una gran satisfacción. Esto tiene que ver con la cultura organizativa fundada en la confianza mutua: la falta de confianza repercute en el escaso desempeño.


¿Por qué a México le urgen emprendedores?

En los últimos años el crecimiento económico del país ha sido menor a las estimaciones oficiales, y comparativamente nuestra economía ha perdido dinamismo, como resultado de lo anterior, el PIB cerró el 2017 con un crecimiento del 2.0% en cifras originales.

Coaching Empresarial

Es repetido día tras día, conferencia tras conferencia, reunión tras reunión, conversación tras conversación, que el mundo de negocios y el mundo académico está experimentando una oleada de cambios radicales y veloces que dejan pasmados a aquellos que no están dispuestos a mejorarse para poder adaptarse.

El secreto de los equipos de alto desempeño

Una de las ofertas más frecuentes en el mundo de la consultoría de empresa promete transformar los actuales equipos de trabajo en equipos de alto desempeño.

Salvo escasas excepciones, quienes las contratan suelen terminar profundamente desilusionados.